¿Cuál es el mejor largo de cañón para un revólver?

30/05/2015 - 05:48 - Nota de Skeeter Skelton -1928-1988- fue un especialista en armas cortas, para cazar, prefería siempre al .44 Magnum. Formó parte de ese grupo de especialistas de armas que marcaron en forma indeleble la evolución de las armas cortas y su cartuchería.

(Skeeter Skelton -1928-1988- fue un especialista en armas cortas, para cazar, prefería siempre al .44 Magnum. Formó parte de ese grupo de especialistas de armas que marcaron en forma indeleble la evolución de las armas cortas y su cartuchería: Elmer Keith, Bill Jordan, Warren Center, Dean Grennel, Bob Milek y Hal Swiggett entre otros. Su aporte está hoy en día en las manos de tiradores de todo el mundo: nuevos diseños de cachas, puntas pesadas para gruesos calibres, técnicas de tiro, desarrollo del .357 Magnum y del .44 Special, muchos más. Este artículo es un tributo a su larga trayectoria como investigador y redactor de más de 400 artículos sobre el tiro deportivo y de caza y dos libros de su autoría n. del t.)

Cualquier persona razonable está al tanto de la siguiente regla: para obtener algo debe dar algo a cambio. Este precepto es tan válido en el mundo de los negocios como en el juego de ajedrez. Se aplica igualmente bien cuando debe decidir sobre el largo del cañón que elegirá para su arma de puño.
Muchos pueden sostener y tener una mejor precisión con un revólver de cañón largo que con un modelo de bolsillo y dos factores colaboran con esto.
El primero es que un cañón largo aplica un peso en la parte delantera del arma que la estabiliza mejor, deteniendo o reduciendo el movimiento de la misma forma en que lo hace el imán colocado en el extremo del brazo de una balanza para pólvora.
Segundo, es el hecho que un cañón largo tiene un radio o longitud entre miras más largo, imponiendo una mayor distancia entre el alza y el guión. Ningún tirador es capaz de mantener una imagen de miras perfecta para cada tiro. Casi siempre existe un margen de error, el guión podrá estar ligeramente mal alineado hacia arriba o hacia abajo, a la izquierda o a la derecha, dentro de la entalladura del alza.
Cuando la distancia entre miras es corta, como en el caso de un revólver de 2 pulgadas de cañón, este error es extremadamente difícil de percibir. El tirador que usa un arma de bolsillo usualmente queda confundido por un gran error que no coincide con lo que creía era un disparo perfecto, tanto en el sostén del arma como en el control del disparador.
Un cañón más largo aumenta la percepción de los errores de alineación de los aparatos de puntería y hace más notorias las oscilaciones del arma. Esto fuerza al tirador a sostener mejor y a concentrarse más para lograr una buena imagen de miras antes del disparo.
No he visto nada que me convenza que un cañón largo sea más preciso que uno corto, pero existen otros elementos a considerar.

En teoría, al menos, los cañones más cortos queman la pólvora con menor eficiencia que los largos, alcanzando menor velocidad en boca de cañón.
Menor velocidad implica un arco de trayectoria más alto y una mayor dificultad para lograr una correcta alineación de miras para tiros a distancias largas. Si la velocidad es drásticamente baja, entonces el impacto del proyectil tendrá un poder reducido, especialmente en el caso de puntas expansivas para cazar y para defensa, que requieren velocidades iniciales superiores a los 1000 pies/segundo para expandirse apropiadamente y descargar toda su energía en el blanco.
Mucho se ha escrito sobre la pérdida de velocidad cuando se acortan los cañones, especialmente en el caso de los calibres magnums, usualmente cargados con pólvoras lentas. Como los cañones cortos no queman eficientemente las pólvoras del tipo 2400 o H240, las mayores velocidades en ellos se logran con pólvoras más rápidas. Esto es algo en lo que yo creía, pero pruebas recientes me demostraron que las pólvoras relativamente lentas brindan las mejores velocidades en el .357 Magnum, aún en revólveres de 2 1/2 pulgadas de cañón, aunque con un severo incremento en el fogonazo en boca.
Años atrás, Phil Sharpe, llevó a cabo pruebas de velocidad con un Smith .357 con cañón de 8 3/8 pulgadas. Sharpe disparó miles de tiros tanto con munición factory como con recargas, registrando cuidadosamente las velocidades obtenidas a media que iba cortando el cañón de a 1 pulgada por vez.
Sus pruebas aparentan indicar que una pérdida promedio de velocidad ronda los 35 pies/segundo por cada pulgada menos en un .357 Magnum, esto, por supuesto, con cargas Mágnum.
El diferencial de velocidad con cartuchos de velocidad baja o estándar es mucho menor.

Dave Andrews, director balístico de Speer, realizó experiencias con varias recargas disparadas en revólveres Smith & Wesson, modelo 27 calibre .357 Magnum con varias longitudes de cañón y es un buen índice de lo que puede esperarse según puede verse en la tabla siguiente:

Mejor Largo de Cañon

Otra prueba interesante realizada por Andrews usando armas .44 Magnum y un lote de puntas Remington de 240 grains Short Jacket punta hueca (nro. 7144) mostró resultados muy similares a las cargas pesadas de .357 con 2400. La munición Remington se comportó así:

ARMA                                       VELOCIDAD EN BOCA
4 plg Smith & Wesson M29                        1192
6 1/2 plg Smith & Wesson M29                  1282
8 3/8 plg Smith & Wesson M29                  1377
7 1/2 plg Ruger Super Blackhawk              1383
10 plg Thompson/Center Contender          1548

Speer también desarrolló experimentos demostrando que las variaciones en la longitud del cañón no eran los únicos factores que afectaban la pérdida de velocidad. Armas de la misma marca y modelo y con la misma longitud de cañón frecuentemente daban diferentes lecturas de cronógrafo en forma sustancial.
Esto puede atribuirse a ligeras variaciones en el diámetro de los cañones y a la suavidad o aspereza relativas de sus ánimas. Usando 6 revólveres, todos con 6 o 6 1/2 pulgadas de cañón y un lote de referencia de Speer .357, con puntas 158 grains JSP seleccionado por su uniformidad, Andrews obtuvo estos resultados sorprendentes:

REVOLVER                        VELOCIDAD EN BOCA

Smith & Wesson M19                         1224
Otro Smith & Wesson M19                  1261
Smith & Wesson M28                         1344
Otro Smith & Wesson M28                  1172
Colt Python                                       1139
Ruger Security Six                             1321
 

Cambiando a puntas de 125 grains, .357, las lecturas fueron:

REVOLVER                        VELOCIDAD EN BOCA

Smith & Wesson M19                          1366
Smith & Wesson M19 nro. 2                 1323
Smith & Wesson M28                          1421
Smith & Wesson M28 nro. 2                  1248
Colt Python                                          1211
Ruger Security Six                                1443

Interpreto esta información de la siguiente forma: si elige un revólver con un cañón extremadamente largo por sobre otro de longitud mediana solamente con el propósito de ganar una gran velocidad relativa, existen grandes posibilidades que lo único que logre es agregar acero en el extremo del arma con una ganancia muy pequeña.

Me gustan las armas con cañones largos simplemente porque puedo disparar y acertar mejor con ellas. Cuando es práctico y cómodo me gusta usar un Ruger de 6 1/2 a 7 1/2 pulgadas, un Colt de 7 1/2 pulgadas o algunas veces un Smith de 8 1/2 pulgadas, pero creo que el Smith con este largo de cañón está en el límite de la practicidad.
El Colt Buntline de 12 pulgadas dispara maravillosamente bien desde un apoyo pero es demasiado como para ser manejado a mano alzada y casi imposible de transportar excepto en una montura o en el asiento de un vehículo.
Una de las mejores formas de transportar un arma de puño de cañón largo es con una cartuchera cruzada. Este tipo de funda mantiene al revolver elevado en la cintura impidiendo que el cañón roce contra las piernas. Es mucho más práctica que una cartuchera convencional cuando deba viajar en vehículo y es la elección correcta si debe montar a caballo.
Contrariamente a lo que muchos piensan, un revólver de cañón largo puede ser transportado con facilidad y comodidad sin usar cartuchera. Toda mi vida transporté Colts y Rugers de 7 1/2 pulgadas de esta forma, en la cintura. Mi método es el de colocar el cañón en diagonal bajo el cinturón, al nivel de la cintura. Cuando me siento, la pierna hace pivotar al cañón hacia arriba y se requiere solamente un ligero toque con la mano sobre la empuñadura para acomodarlo cuando me paro nuevamente. Los revólveres de simple acción, llevados de esta forma, deben tener su ventana de carga abierta para impedir que el arma se deslice dentro de los pantalones.

Paradójicamente, los revólveres de 2 y 2 1/2 pulgadas son difíciles de llevar. Colóquese uno en la cintura y verá que comienza a deslizarse inmediatamente y a escurrirse por los pantalones hasta el piso. No existe un largo de cañón que prevenga este problema.
Todos los revólveres, inclusive los más pequeños son demasiado voluminosos como para ocultarlos en un bolsillo, y todos son difíciles de extraer cuando se encuentran allí guardados. Este tipo de revólveres necesita forzosamente una cartuchera y esta es la forma en que se deben portar.
Así contenido, un revólver de 2 pulgadas es bastante voluminoso y no se oculta mejor que uno del mismo calibre y similar volumen pero con un cañón más largo y más eficiente. Tengo varios revólveres de cañón corto y los disfruto mucho pero cuando anticipo problemas, invariablemente elijo uno con un cañón largo.
Mi longitud favorita para los revólveres de doble acción es de 5 pulgadas de cañón. Estos revólveres se manejan tan bien como los de 4 pulgadas y disparan de forma similar a los de 6 pulgadas.
Por alguna razón ajena a mi comprensión este largo de cañón nunca fue popular y las pocas armas de doble acción en este largo son armas de servicio con miras fijas, con la excepción del Smith & Wesson modelo 27 en .357 Magnum. Recuerdo que se fabricaron el .38 Special Smith modelo 10 y al Colt Oficial Police, ambos en 5 pulgadas. Antiguamente, el Colt New Service se fabricaba en 4 1/2 y en 5 1/2 pulgads. Los clásicos Colt Single Action se fabricaron en 4 3/4 pulgadas y en 5 1/2 pulgadas, el primero es mi elegido. Los Ruger Blackhawk en 4 5/8 son excelentes para manejar y bastante poderosos. No es válido decir que los cañones de 5 pulgadas son superiores a los demás ... simplemente son los que prefiero. La mitad de la senda es el mejor lugar para caminar, y mi elección es: ni muy largo, ni muy corto.

Skeeter Skelton
(Trad./introd.: Juan Moratto)

 

Compartir este contenido.

Deja tu comentario con Facebook

Buscar en clubdearmas.com


Estado
Categoría