El Honorable Guerrero

05/03/2014 - 06:19 - Mauser 1909 Calibre 7,65 x 53/54.El fusil argentino en una época considerado el mejor construido y con las mejores prestaciones del mundo.

Mediados de la década de los sesenta. Lugar Tiro Federal Argentino. Temprano, en esas frías mañanas del barrio de Nuñez una persiana metálica se levantaba y el aire quedaba impregnado de una fragancia a grasa, lubrilina y estopa. No sin cierta solemnidad propia de la época, el encargado de la armería me entregaba un fusil con cinco peines de relucientes municiones. Se tiraba a trescientos metros parados, rodilla en tierra y tendidos. Los impactos se marcaban a paleta y con unos precisos movimientos que traducidos por ejemplo eran un 8 a las seis o de convertir centro bandera argentina. Transcurrido el horario de tiro, el fusil las vainas y los peines retornaban a dicha armería donde se lo limpiaba y quedaba listo para que otro socio, o un ciudadano cualquiera lo usase para hechos deportivos o para “Aprender a Defender a la Patria”. Un año después y en otro ámbito, haciendo el servicio militar para ser más preciso lo vuelvo a encontrar. Era un tipo rudo y fuerte, alto y musculoso. Indestructible, a prueba de todo tipo de conscriptos y soldados. Medía 1,650 con su sable bayoneta calado y pesaba 4, 70 kilos cargado y con sable bayoneta calado. Conociéndolo te cambiaba su fuerte patada por un cariñoso empujón en el hombro y era el fiel compañero en esas largas y solitarias guardias nocturnas. Se cuenta que ha tenido parientes en el país ancestros y descendientes, más viejos y más jóvenes. Los abuelos aquellos mosquetes de chispa de pedernal usados por las tropas Sanmartinianas. El francés Charleville y el británico Brown Bess, su padre el querido Remington Patria 1879 y un joven FAL primo que empujaba pidiendo pista y lugar.
Pero el flaco alto pesado y musculoso era, fue y será el rey de todas las armas largas argentinas. Por si esta nota y solamente por eso… la pudiera estar leyendo una persona ajena a nuestro pasatiempo o sea un no “Fierroso” estamos hablando del Mauser 1909 calibre 7,65 53/54 el impertérrito e indestructible fusil argentino que en una época fue considerado el mejor construido y con las mejores prestaciones del mundo. Sobrevivió como le decía, a miles y miles de conscriptos y soldados, a golpes caídas e intemperies. A descuidos y malos usos. Pero el Mauser soportaba todo y a la hora de disparar lo hacía con gracia y precisión. Recuerdo en la colimba aun bajo la lluvia le poníamos un tapa boca de bronce que era parte de la dotación junto con una baqueta en funda de cuero verde y armábamos “Pabellones” entrelazando los gavilanes de la bayoneta calada de tres fusiles. Cuando parecía que por fin se podría retirar de los cuarteles militares donde dejase lo mejor de sí y descansar en sus cuarteles de invierno. La gente no le dio ni paz, ni olvido ni descanso. El viejo y honorable guerrero en manos de virtuosos, muy buenos u olvidables armeros fue sometido a grandes cirugías estéticas dando paso al Mauser deportivizado o al Mauser cazador. Ha sido a veces profanado en su calibre original desnudado de madera, acortado en su largo, pero como el cabo del cuchillo de los guapos su inconfundible cerrojo era marca y señal. Cuando uno toma una Mauser militar se piensa cuantas manos de soldaditos sub oficiales y oficiales lo han tocado. En cuantas revoluciones y asonadas habrá pegado su grito por cinco. Cuantos tiradores deportivos han gastado pupilas en su alza y guión, cuantas noches de aguadas y cordillera esperando el soñado trofeo. Cada Mauser es un pedazo de nuestra historia en forma de fusil. Un recuerdo del esplendor de tiempos mejores. Créame amigo “Fierroso” este viejo y honorable guerrero, es un arma con alma.

Miguel Andrés Medina.

 

Copyright © Clubdearmas.com. Todos los Derechos Reservados.

Prohibida su reproducción total o parcial

Compartir este contenido.

Deja tu comentario con Facebook

Buscar en clubdearmas.com


Estado
Categoría