Gigantes de Seis Alveolos

02/12/2014 - 00:41 - Samuel Colt confió la fabricación de un nuevo revolver a los talleres Whitney Whitneyville. En honor al Capitán Walker,muerto en los primeros enfrentamientos con los mexicanos,el nuevo modelo recibió su nombre. Aquí su historia.

Cuenta la leyenda y esta vez es casi cierto, que en el país de Montenegro al rey no le gustaban las armas largas y emitió un decreto mediante o por el cual, todos los varones del reino tenían que poseer y portar un enorme revolver de gran calibre. En este pequeño país que fue hasta 1992 parte de la comunista Yugoslavia situado en la sufrida península Balcánica lindante con Bosnia, Serbia y Albania, se hicieron famosos y conocidos los enormes revólveres llamados “Montenegrinos”. Generalmente fabricados en Austria pese a que este pequeño país nunca fue parte del imperio de los Habsburgo. También se fabricaron en España y Bélgica siendo sus calibres siempre sobre dimensionados CAL-12mm CAL-13mm y hasta en 45/70.
Pero pese a su contundente tamaño nunca compartieron la gloria ni la fama con sus pares de otros países como ser los Webley and Scott, Smith & Wesson o el inmortal Peacemaker.
Se desprende de todo esto que no es lo mismo un revólver grandote que un gran revolver. Pero si de gigantes de seis alveolos hablamos existió un gigante de avancarga que paso casi desapercibido siendo el primer gran revólver que fabricó el bueno de Samuel Colt. En realidad gracias a él logró reanudar su fundida fábrica que no había logrado imponer ni vender el endeble Colt Paterson. El Coronel Hamilton Walker del ejército de los EEUU, uno de los primeros muertos en la guerra Mexicana Americana 1846/1848, fue el que le sugirió a Samuel Colt el incluir un arco de guardamonte una palanca de ataque de carga fija al armazón y un escudo protector para las capsulas fulminantes en tanto era capaz de disparar una bala cónica de calibre 44 y casi 215 Greins de peso con una carga de hasta 60 greins de pólvora negra. Colt ni lerdo ni perezoso aceptó las sugerencias del coronel y hasta le puso ese el nombre al fantástico y robusto revolver el COLT WALKER. Siendo el General Zachary Tailor comandante del ejército Yanqui en México uno de sus primeros usuarios.
Estamos hablando de un revólver de un cañón de 9 pulgadas y seis disparos más que contundentes, se lo solía llevar de a pares sobre la montura de las caballerías ya que su largo 15,5 pulgadas lo hacía un poco incómodo para portarlo en la cintura por lo menos de a dos y para los petizos. En México siguiendo los giros idiomáticos hispanos, se los llamó al igual que las pistolas de las caballerías revólveres de Arzón.
Este gigantón ha sido el revólver más cotizado por los coleccionista de COLT, se considera que no se han fabricado más de 1200 unidades en su escaso año de fabricación 1847/1848. En realidad y como curiosidad se han fabricado más réplicas que originales. En nuestro país se importó en un tiempo la réplica italiana de la firma Uberti. Siendo las prestaciones las mismas o mejores que los originales. Incluso llegaron modelos de lujo como el TEXAN TRIBUTE o el COCHISE grabados en oro y con cachas de cuernos de bisonte.
Realmente con su carga máxima de pólvora negra y a 20 metros es muy interesante comparar impactos y penetración con una 45 ACP moderna. Indudablemente los Dragones de caballería en las noches solitarias con dos de estos gigantes de seis alveolos cargados y dispuestos se sentirían doce veces más acompañados.

MIGUEL ANDRES MEDINA

Compartir este contenido.

Deja tu comentario con Facebook

Buscar en clubdearmas.com


Estado
Categoría